Silvestre Dangond llevó amor y felicidad a un niño que sobrevivió a la tragedia de Fundación