La champeta, el ritmo que Colombia baila y escucha en todas partes, llegó a España

0
253

PastedGraphic-3

  • Kevin Flórez, con su tema ‘La invité a bailar’, y Mr. Black, con su contagioso ‘Serrucho’, cruzan el charco para triunfar.

Por Víctor Sánchez Rincones

Medios de comunicación en Colombia, como el prestigioso periódico El Tiempo, no dejan de publicar artículos a página completa de este género musical que surgió en las barriadas de Cartagena de Indias y que ahora es todo un fenómeno de masas en todo el país.

La champeta, el ritmo que Colombia baila y escuha en todas partes, llegó a España

Semana tras semana, sus más dignos representantes, Kevin Flórez y Mr. Black, llenan discotecas, palacios de deportes, centros comerciales y asisten como verdaderas estrellas a programas de televisión. Pero eso no es todo: en los listados de los temas más escuchados en el país cafetero hace más de seis meses estos dos cantantes no se bajan de los primeros lugares de popularidad.

Sus vidas cambiaron hasta tal punto que de ser personajes poco reconocidos, ahora  por donde van les piden autógrafos, fotos… Hoy día son ídolos de un estilo musical que ha sido rebautizado como champeta urbana ( sus raíces vienen de África)  y que llega a España de la mano de Music Hit Factory, sello comandado por David López Cendros, visionario empresario de la música, quien es considerado como «el gurú» del género urbano en Europa, y Andrés Alcaraz, director general de la compañía y reconocido autor partícipe de canciones de Il Divo, Sergio Dalma, Malu, Yahir, Edurne, Soraya y Angy, entre otros.

No en vano, Kevin Flórez, con su tema ‘La invité a bailar’, se ha llevado todos los premios más importantes de la industria musical en Colombia y ha hecho que sus temas se escuchen en países como Argentina, Ecuador y Estados Unidos. Ahora llega a España para adueñarse de todas las pistas de baile, sin lugar a dudas.

Pero no sólo es Kevin Flórez el que está arrasando con sus canciones champetúas en el otro lado del charco. A él lo acompaña en esta andadura hacia la cima del éxito, Mr. Black, un joven nacido en la ciudad de Cartagena de Indias, que ahora triunfa con ‘El serrucho’, una canción volcánica, insuperable y llena de fuerza que se baila sin tregua en cada rincón del país cafetero.

Es tanto su poder de seducción que actores,  deportistas como Carlos ‘El Pibe’ Valderrama, políticos y empresarios, han sido captados bailando o siguiendo las estrofas de este exótico y rítmico tema que no deja indiferente a nadie.

Desde su primera escucha todos quedan atrapados con ‘El serrucho’. Niños y adultos, todos sin excepción, lo bailan sin pudor, y su poder  ya empieza a sentirse fuerte en otros países, donde pocos son los que se rinden a sus pies. Ahora el turno es para España donde seguramente ocasionará los mismos estragos.

¿QUÉ ES LA CHAMPETA?

Es un ritmo contemporáneo que nació en el municipio de Palenque de San Basilio y se extendió a las barriadas populares de la ciudad de Cartagena de Indias.

Es una adaptación de ritmos africanos (soukous, highlife, mbquanga y juju) con vibraciones antillanas (rap-raggareggae, compás haitiano, zouk, soca y calipso) e influencias de la música afrocolombiana (bullerengue, mapalé, zambapalo y chalupa). Esta fusión de ritmos configuró una nueva cultura musical urbana en el contexto caribeño, que se consolidó en las barriadas cartageneras más humildes a mediados de los años ochenta.

En sus inicios la champeta se difundió a través de los enormes y potentes equipos de sonido denominados pick-up (picós) que sonaban en las verbenas o casetas.

Se caracteriza porque la base rítmica prevalece sobre las líneas melódicas y armónicas, convirtiéndola en una expresión musical bailable en la que predominan una fuerza y una plasticidad desbordantes. Los instrumentos empleados en la ejecución de este alegre y contagioso ritmo son la voz, la batería, las guitarras eléctricas, el bajo, las congas y el sintetizador, que añade efectos rítmicos.

Con un lenguaje popular y lleno de inventivas los champeteros cantan sus vivencias. Las letras, sobrepuestas a pistas africanas o con música original, evidencian la actitud contestataria de los sectores afrocartageneros discriminados, que arremeten contra la exclusión social y económica o cuentan sus sueños de cambio y progreso.

DEJA UN COMENTARIO

No hay comentarios

Dejar respuesta