¿Corremos peligro por tener la pantalla rota del smartphone?

0
263

Hoy en día, los móviles son una extensión de nuestros brazos. La gente anda por la calle mandando mensajes de Whatsapp, llamando por teléfono, escuchando música, viendo vídeos y sacándose «selfies» .

Nuestro día a día se complementa con estos dispositivos electrónicos que tan dependientes nos hacen, pero muchas veces, por despiste o por mala suerte, el móvil cae al suelo. La suerte acompaña a muchos en estos casos, que tras esos segundos de tensión antes de levantar el móvil para ver la pantalla, comprueban que no ha sufrido ningún daño. Pero los hay con menos suerte, y al levantar la pantalla descubren que se ha hecho mil pedazos.

Sin embargo, las nuevas tecnologías están empezando a implantar sistemas de protección desarrollados como Gorilla Glass, que es un material transparente con una alta resistencia para cubrir la pantalla de los dispositivos y evitar arañazos o roturas. Pero no todos los dispositivos tienen ese sistema de seguridad , por lo que mucha gente que por economizar no repara la pantalla o no cambia de móvil y sigue usando un teléfono inteligente («smartphone») agrietado o roto.

Lo ideal es prevenir estas situaciones y contratar un servicio de seguros que cubra la reparación del dispositivo en caso de rotura, pero y si no se hace, ¿corremos peligro si permanecemos con la pantalla rota del «smartphone»?

No ocasiona daños a la vista

El responsable del Consejo General del Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas (CNOO), comenta: «El único problema es la luz que emite cualquier dispositivo móvil actual, la luz azul, ya que es perjudicial para los ojos». El responsable del CNOO aclara que el único problema es que cuando la pantalla está rota puede haber una distorsión de las letras, pero no es peligroso para la vista. «Lo dañino es abusar de un dispositivo móvil, de una tablet o un de un videojuegodurante muchas horas al día, ya que la luz azul si es nociva para los ojos, pero si la pantalla está rota no influye demasiado», explica.

Pequeños cristales que cortan

que está en el interior de la pantalla, eso no tendría ningún peligro. Pero en el momento en el que pasas el dedo y la zona raspa, es muy fácil que se desprendan unos cristales muy pequeños que se pueden quedar clavados. A nosotros nos ocurre cuando reparamos, y son muy difíciles de sacar», comenta Víctor Berzal. Además, afirma que al meter el móvil en el bolsillo podría ser más fácil que se desprendan estos diminutos trozos de cristal.

«En principio tener la pantalla del móvil rota no causa daños a la vista. Si usamos el dispositivo a plena luz del sol, los reflejos podrían ser molestos, pero no serían dañinos para la salud», explica el gestor de la web de la compañía de tiendas especializadas en telefonía móvil.

Víctor Berzal también comenta que si queremos ahorrar en costes cuando se nos cae el móvil y la pantalla sufre daños, hay dos opciones: «En algunos modelos se cambia el módulo completo, es decir, el cristal que se ha roto más la parte de dentro, pero para economizar también se puede cambiar solamente el cristal, que es la zona superior».

DEJA UN COMENTARIO

No hay comentarios

Dejar respuesta