Carta abierta a Don Omar

0
336

 

Carta abierta a Don Omar

Foto: Víctor Sánchez Rincones

  • Te has creído que has tocado el cielo, pero al final de esta historia el público sólo tiene presente que sólo eres un personaje de pacotilla que va a recibir su merecido por parte de aquellos que un día te apoyaron y confiaron en ti.

Por Víctor Sánchez Rincones

Don Omar, no creo que seas tan don y menos tan rey. Ya no eres nadie. Sólo un artista con un ego inflado, que cree que todo se lo merece, pero al final queda demostrado que tu humildad sólo radica en tu condición de reggaetonero matón, que va por el mundo destrozando la confianza de aquellas personas que apuestan y dan por ti lo que no tienen para que te subas a un escenario y escenifiques tus burdas canciones.

Hoy, Don Omar, eres el número uno, pero sabes de qué, de la impuntualidad y de la falta de profesionalismo de la cual te ufanas. Defiendes a capa y espada que has salido de la nada, que has creado un imperio musical del que te enorgulleces y que pregonas a los cuatro vientos. Pero yo creo, miento, estoy seguro, que ese imperio es un castillo de naipes que empieza a derrumbarse. Tú más que nadie sabes que el que la hace la paga.

Dejaste plantado a la gente de Manizales, y semanas atrás lo hiciste con la gente de Tunja. Ya no te importa el qué dirán, ni te interesa mantener arriba tu carrera. Te has creído que has tocado el cielo, pero al final de esta historia el público sólo tiene presente que sólo eres un personaje de pacotilla que va a recibir su merecido por parte de aquellos que un día te apoyaron y confiaron en ti.

Para qué tanto dinero, para qué tanta estrella de artista, si no eres ni la mínima parte de lo que pregonas. Eres falso Don Omar. Y para reafirmártelo te digo que muchos te detestan y pocos te respetan. La prensa, manejadores, promotores, discográficas y compañeros de profesión, saben la clase de joya que eres. Saben de tus desplantes, de tus humillaciones y de esa prepotencia infinita que hace parte de tu personalidad insoportable.

Los grandes promotores musicales en el mundo, y más en Colombia, deben cerrar filas para no contratarte. Ya no eres fiable, ya no demuestras ninguna valía porque hace tiempo dejaste de ser un chico de barrio para convertirte en un millonario sin clase.

Lamentablemente no eres el único. Detrás de ti hay una pandilla de reggatoneros que han mamado de tu bilis. A todos los que te siguen sólo me resta decirles que aprovechen el tiempo porque no todo es eterno. Bien es sabido que todo lo que sube, baja. Y tú mismo te has colgado tu propia lapida en el cuello y a tu funeral musical sólo irán aquellos que son más falsos que tú.

@poderdetumusica

DEJA UN COMENTARIO

No hay comentarios

Dejar respuesta